miércoles, 6 de marzo de 2013

Climax Road: Reseña de José María G. de la Torre en La Necesidad y el Placer


Esta reseña me llega especialmente al corazón. José María G. de la Torre fue mi primer editor y a través de su editorial, Ediciones de la Torre, conocí por primera vez a los cronopios. Gracias, José María, por tus generosas palabras, tu esperanza, y sobre todo por esos treinta y seis años de "editar, publicar y difundir por todo el mundo buenos libros". Como buen cronopio que eres.
Un abrazo grande,
Vanesa          
                                         



La Necesidad y el Placer
Boletín Informativo de Ediciones de la Torre nº 55
Febrero 2013

Nota del editor

                                                                                            Ellos, los ambulantes,
                                                                                            los mismos, los diferentes
                                                                                            han sido expulsados.
                                                                                            Vanesa Pérez-Sauquillo: Climax Road,                      
                                                                                            Madrid, Rialp, 2012. p. 47

     Sí, los ambulantes han sido expulsados, aquí y allá, ahora y otrora, como, con lenguaje bello e inteligente, nos dice la poeta. Los ambulantes, los itinerantes, los vagabundos, los nómadas, los trashumantes, los inestables… los débiles. En todas partes y en todo tiempo, son expulsados mientras los poderosos, los que son capaces de pisar a los demás para encumbrarse, se instalan, se mantienen, se blindan, se afianzan... Por eso hay que leer poemarios como este Climax Road, Accésit del Adonáis 2011 y Premio Ojo Crítico 2012, y seguir lanzando poesía contra la estupidez y la avaricia: «Coged manzanas, niños. / El tiempo del manzano sigue abierto / y acontece una historia para el hambre.» (p. 14). Poesía para seguir preguntándonos, cada día, si el cuerpo, el monte, podrá soportar «sus ciento ochenta grados de locura» (p. 87); para seguir afirmando que hay una melodía de vida y esperanza por encima del sórdido ruido cotidiano de una sociedad maltratada («Si la música es una mentira, / el Universo miente.», p. 41).
     Poesía para mantener la convicción de que el hombre, que se hizo humano deambulando, el hombre concreto que nos toca a cada uno o el hombre en general que condensa toda la humanidad, está destinado a permanecer, a superar todas las asechanzas, a enfrentarse a todos los lobos especialmente al lobo/hombre: «Serás raíl en un cristal de invierto / y, como todos saben, / el raíl permanece. p. 51»).
     Sí, permaneceremos. Porque sabemos que «Cualquier gesto en la vida / exige esfuerzo» aunque en ocasiones al hombre «se le cansa el deseo / entre las manos» (p. 39). Pero también sabemos que «[…] los puentes / cuelgan de las palabras» (p. 18) y que es con el logos, con las palabras, también y muchas veces sobre todo, con las palabras de la Poesía, como producimos las buenas ideas, las soluciones a los problemas humanos.
     Sí, el hombre permanecerá, y para los niños, para todos los niños de la tierra «El tiempo del manzano sigue abierto.» entre otras cosas porque contamos con la Poesía, con la buena poesía, como este pequeño pero hermoso libro, como ese bebé que una bella madre nos muestra, para que no olvidemos, ni en los peores momentos, que el hombre persistirá, que hay futuro más allá del sórdido presente que nos ofrecen los sinvergüenzas que dominan la tierra...
     …Y podremos cantar con la poeta el «amor de pies mojados, / locura de graffiti sobre el agua / eternamente eterno tatuaje / sobre la piel del río.» (p. 30)
     Saludos cordiales,
                                                                                                             
                                                                                                       José María G. de la Torre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada